Cuando escuché el primer disco de Alt-J (An Awesome Wave), la canción Breezeblocks me enganchó con su mezcla de estilos y la dinámica de su sonido.

Al mismo tiempo conocí la música del chileno Nicolas Jaar, sonidos más profundos, un poco más obscuros pero al mismo tiempo ligeros.

Los dos inspiraron la creación del playlist “Wild“, ese lado salvaje que encontramos en música tranquila, silenciosa, experimental.

Busquemos nuestro lado salvaje, atrevido y probemos cosas nuevas, la vida emocionante no llegará si la esperamos sentados.

Go crazy, go wild.

– Morada