¿Te ha pasado que ves a alguien que ya no está en este mundo rondando por ahí?

Un día sentada en el comedor haciendo tarea, vi a mi abuelita, que tenía años de haber muerto. No me moví, creo que dejé de respirar, del shock volteé a ver mi tarea y luego regresé la mirada hacia donde estaba ella. Ya no había nadie.
Después de eso me quedé pensando, ¿qué pasaría si pudiera volver a verla?

La última vez que la vi en carne y hueso, yo tenía tres años. Han pasado más de veinte años, hay tanto que contar, tantas preguntas que me gustaría hacerle, pero no puedo pensar en qué sería lo primero que le podría decir.

Hace una semana vi una película acerca de la relación abuela-nieta que causó que todas estas ideas pendientes volvieran a papalotear por mi cabeza. ¿Qué le diría?, ¿qué me diría ella?

Casualidad, coincidencia o mera serendipia, después de la película, buscando música instrumental dentro del post-rock y post punk -las cuales me hacen sentir algo complicado de describir, que me llena cuando estoy pensativa- encontré una canción que me hizo sentir todo lo que con palabras no le podría expresar a mi abuela.

Y decidí que si algún día la vuelvo a ver, no le diría nada, le pondría un audífono a ella, yo me pondría el otro, la tomaría de la mano y le pondría play a esta canción.

-Nh

Fotografía: “Tótem”, de The Polar Dream, Ambrosia (2014)