“L’amour s’achève avec la pluie.”
– Louis Aragon

Sólo se puede escuchar el ruido al caer las gotas sobres tus piernas sentadas en la jardinera del patio del vecino, hueles a roble y a tierra mojada. Tus labios ya no son rojos, tienes frío y son más azules que tus ojos. Decides caminar sobre el granizo, narrando en voz baja tu poema favorito “[…] Y nadie sabrá de la guerra, nadie se preocupará cuando todo haya acabado […]”, mientras tus talones tibios deshacen el hielo, ya no tienes ganas de soñar y arrojas tu cuerpo al otro mundo, tu vestido blanco ya no existe más, sólo queda tu piel que se va difuminado con la tormenta, te pareces a la lluvia, esa que se lleva todo a su paso, fría y suave.

– Nude