¿Cuántas cosas pueden ocurrir en un día? Ahora imaginen ¿Cuántas cosas pueden ocurrir en dos meses?

El verano siempre representó para mí cambios para bien o para mal, pero jamás había tenido tantos como justo ahora. Me ha pasado de todo, he llegado de no poder parar de bailar de la felicidad, a no quererme levantar de la cama porque las lágrimas no me lo permiten.

Van dos meses y he aprendido más de mí y sobre lo que quiero que en años. Todo lo que podía salir mal, salió mal, por ahora me duele bastante pero soy una persona que no puede estar triste, no lo tolero, simplemente lloro lo que tenga que llorar en ese preciso momento y después no hay vuelta atrás, ya está hecho, ya pasó, ya fue, así soy siempre sigo adelante.

No se olvida, se supera.

Todo se pone en perspectiva cuando la gravedad te trae de vuelta a la tierra, te demuestra que todo puede pasar en esta vida: lo bonito, lo feo, lo triste, lo increíble.

Gracias verano, te agradezco por enseñarme lecciones valiosas aunque sinceramente, me ha dolido hasta el alma. Al final siempre lo supe, creo que lo esperaba, ya pasó; ahora como todo en esta vida, todo sigue su paso.

Regreso a las canciones que me hacen fuerte, que me sanan las heridas con melodías, me ayudan a cicatrizar mejor, y me levantan el ánimo; regreso a esta canción de Bob Marley, la cual hoy fue mi roca.

– Poly