¿Qué escuchas una mañana en el supermercado?

Resulta que es miércoles, las señoras vienen a limpiar la casa y trato de alejarme de todo ese asunto. Me apuré a ver qué había en el refri para desayunar rápidamente antes de que llegaran. Oh sorpresa, el refri está prácticamente vacío. Tendré que ir al fuckin súper.

¿Qué escuchas una mañana de miércoles en el supermercado? ¿Qué escuchas para sobrellevar una de las experiencias más emocionantes de la vida? (Sí, eso fue sarcasmo) No conozco a alguien que se emocione por ir al súper. Tenía ganas de escuchar algo nuevo, los últimos días he estado escuchando mucho de lo mismo, así que me puse a hurgar en mi Spoti los álbumes guardados sin escuchar. FATE de Soviet Soviet, no recuerdo por qué lo guardé, pero supongo que tuve una buena razón.

Quiero decir que la experiencia de andar comprando cositas rodeado de señoras malhumoradas mejora sobremanera cuando hay un buen post-punk en mis oídos, ¿o shoegaze?, ¿post-punkgaze? Dejémoslo en post-punk, ya que gente con tiempo y años de juventud por delante se desgasten definiendo el género.

No sé tú, pero cuando yo escucho post-punk me dan ganas de bailar, con unas bandas más que con otras, claro, pero la urgencia de hacerlo es invariable. Así que tuve buenos momentos tratando de encontrar un quitapelusas y una fibra especial para la estufa mientras semi-bailaba entre los pasillos de un Walmart. Buena experiencia.

Mientras iba hacia mi auto empujando mi compra en un carrito gris, pensé en la sensación de libertad que estaba sintiendo, ¿será este álbum? ¿será que ya tengo comida en casa? ¿será el post-punk? Either way, dejé de pensar en ello y regresé al ritmo y a menear mi cabeza.

Buen disco, escúchalo cuando necesites pausar tu pensamientos un poco, o simplemente quieras bailar.

– Wilbert Enrique Berdeja