Cuando se decide hacer un proyecto de maneras no convencionales y se le pone todo el corazón, es meramente de respetar: estamos ya muy cerca de la presentación de la séptima edición del Festival Nrmal. Para aquellos que no lo conocen, es un festival nacido en Monterrey en el 2010 pero desde hace una edición se mudó al D. F. Lo podemos describir como un festival arriesgado, innovador y de mucha calidad, al que le gusta jugar con talentos emergentes, con talentos frescos, talentos no solo nacionales, sino también internacionales, esto lo podemos ver claramente en el lineup que nos presenta y sorprende año con año, siempre dejándonos exultantes.

El festival nos ofrece una perspectiva diferente, nos conduce a proyectos originales sin enfocarse en un solo gusto o género. Este mar de posibilidades nos da paso a una cultura más amplia, donde el arriesgarse, el conocer y deleitarse es lo único que importa.

Estuvimos platicando con Moni Saldaña, una de las organizadoras del Festival Nrmal, para que nos contara un poco más sobre el proyecto.

¿Cómo surge la idea para la creación del Festival Nrmal?

MS: Justo la idea era hacer un evento con talento emergente, talento nuevo, talento que nadie en ese entonces llevaba a Monterrey. Nosotros lo que queríamos era que sucedieran cosas y pues dijimos: vamos a hacerlo nosotros. Y así es como comienza la idea del festival, para crear una plataforma con base de una necesidad que nosotros veíamos que había en nuestra ciudad, que en ese caso era Monterrey y siempre con una filosofía de hacer las cosas nosotros mismos, de hacerlo a nuestra manera y de buscar que fuera una experiencia que a nosotros mismos nos gustara si fuéramos público.
Al final hacemos un festival que nos gusta y al que todos estos años le hemos puesto toda esa atención a cuidar mucho que la programación y la experiencia sea la que buscamos.

¿Basan el cartel sólo por el presupuesto?

MS: No, para nada. Obviamente al principio no teníamos mucha idea de todas esas cosas que conlleva hacer un festival, pero ahorita ya tenemos muy claro cómo armar los presupuestos, en dónde tienes que cuidar ciertas cosas; obviamente sí tenemos una especie de tope de presupuestos. La verdad es que por el tipo de programación que tenemos, va enfocado mucho a artistas nuevos, no es como que bookeamos a artistas que van a costar millones de dólares, creo que nunca nos hemos tenido que limitar completamente por la cuestión presupuestal. Siempre logramos que las cosas al final puedan hacerse y que estén dentro de nuestras posibilidades, que realmente se sumen a la programación que nosotros queremos, que sean propuestas nuevas, propuestas interesantes y muchas de éstas son la primera vez que se presentan en México gracias al festival y es algo que nos da mucho gusto.

¿Crees que Monterrey extraña el Festival?

MS: Sí, pues ¡cañón!, igual el festival extraña a Monterrey, pero la verdad es que es un tema muy complicado y que todo el mundo sí nos sigue posteando “¿¡Y Monterrey qué onda!?, ¡los extrañamos!”.
La mayoría de los que estamos involucrados o de los que hemos estado desde el inicio somos de Monterrey; entonces sí fue una decisión muy complicada cuando el festival se tuvo que mudar al DF, pero viéndolo fríamente, al final es importante para el desarrollo de una propuesta sin tener que poner en riesgo el festival. A veces hay que entender el contexto en el que estás y cuando no funciona un contexto para una propuesta, tienes que adaptarte a otros horizontes. En este caso la verdad es que el DF nos ha permitido un crecimiento muy interesante, al final mucho del público que iba cuando se hacía en Monterrey venía del DF o de otras ciudades; desplazarse al DF es mucho más fácil en cuanto a precios y distancias, y ya al haber tomado la decisión, también vimos los aspectos positivos de estar en la Ciudad de México y las posibilidades que eso permite para que el proyecto siga evolucionando y creciendo.

¿Cuál ha sido la diferencia más drástica que has observado en el Festival NRMAL, ahora que se ha hecho recientemente en el DF, y no en MTY, en términos generales?

MS: En cuanto al festival en sí, creo que ha ido evolucionando, no creo que necesariamente vaya ligado a una ciudad u otra, sino por la misma naturaleza del festival, ha crecido naturalmente año con año, las propuestas se van solidificando y desarrollando de distintas formas. A veces es difícil decir esto, pero es una realidad que en la Ciudad de México hay un público mucho más grande, lo que nos permite arriesgarnos un poco más con la programación porque la incertidumbre de que si al público le va a gustar o no se queda un poquito de lado, sabemos que hay público para todo gusto. Por esa parte sí nos da la libertad de hacer el festival que queremos, con la programación que queremos. También, aunque hay muchos festivales en la Ciudad de México, creemos que no hay un festival como el nuestro, que se dedique justo a este tipo de talento, entonces coexistimos perfectamente con todas las otras propuestas que hay por acá.

Como sabes, el Festival NRMAL, es uno de los festivales que más identidad propia tiene en el país, con un público más selecto, conocedor, open mind y sobre todo muy fiel, ¿crees que este Festival haya sido un abre puntas para nuevos festivales con una filosofía más underground e independiente que se están dando en el país?

MS: No sé si necesariamente el festival haya influido a otro tipo de propuestas o festivales, lo que sí creo es que al ver un festival como el nuestro que ya va para su séptima edición y que no ha comprometido los valores ni la filosofía que tenemos, sí puede tener un impacto positivo en la gente que quiere hacer proyectos nuevos o festivales. También creo que ha ayudado a cambiar perspectivas, no solo del público, sino de la misma gente que estamos haciendo esto, de ustedes, de los patrocinadores, de instituciones que también van abriéndose un poco a decir “ok, pues un festival no tiene que ser como los que ya conocemos, también puede ser un festival enfocado a otro tipo de propuestas”, por esa parte sí nos sentimos muy contentos de que, a pesar de todos los retos que implica un festival y de todas las complicaciones que hemos tenido todos estos años, hemos mantenido intacta la visión del festival y no lo hacemos por quedar bien, o porque te nos genere más dinero o por vender más boletos, nosotros no hemos comprometido esa filosofía y es algo que hace destacar al festival, aparte es algo que a nosotros nos alegra, no porque esté mal que exista ese otro tipo de festivales, sino porque es hacer lo que nos satisface.

Sabemos que tuvieron su edición en Costa Rica, y el Festival ha acogido bien a bandas de dicho país pero, ¿esperan en algún momento realizar ediciones en otro país o no es algo a lo que aspiren?

MS: Pues sí, la visión del festival Nrmal siempre ha sido muy global, no necesariamente por hacer eventos en otras partes, sino para conectar a una comunidad de músicos, de creativos, de promotores y de disqueras de todas partes del mundo, para que encontremos una plataforma en común y difundir nuestros proyectos para crecer y para colaborar. Es muy padre cuando empiezan a ver estos esfuerzos en otras ciudades o en otros países desde showcases pequeños que nos ha tocado hacer en Estados Unidos o en otras partes, hasta una edición del festival en Costa Rica que fue en noviembre. Es algo muy padre porque te permite seguir conectando con estas personas, por ejemplo, la experiencia de Costa Rica fue algo bien padre porque, a pesar de que hay muchísimas bandas y es un país hermoso, ellos mismos te transmiten la necesidad de una plataforma porque no sentían que había propuestas sólidas para festivales; entonces cuando llegó el festival se sintieron muy contentos de que estuviera pasando algo y literal así nos decían “¡que chido que está sucediendo esto!”, “¡ojalá que sea el primero de muchos!”
Ir sembrando ese tipo de esfuerzos es algo que a nosotros nos llena mucho de emoción y mientras se den las oportunidades, vamos a tratar de seguir pisando otras partes.

¿Qué es lo que los motiva a seguir haciendo el festival? O sea, sí está padre, jalando un chorro de gente y se está haciendo grande, pero entre más grande más difícil se hace.

MS: La verdad desde que comenzamos este proyecto, sabíamos claramente que era un proyecto a largo plazo porque era algo distinto, no estoy diciendo que encontramos “la forma que nadie había hecho” sino más bien era una propuesta distinta a lo que normalmente veíamos en ese entonces en Monterrey, incluso hoy en día, en el tipo de festivales que encontramos en la Ciudad de México o en el resto del país.
Sabemos que el festival todavía está en crecimiento, no debo decir que en asistencias, sino en que se consolide la plataforma. Cada edición que va pasando obviamente es un reto grandísimo, como tú dices, desde poder llevarlo a cabo, juntar a toda la gente, traer a todas las bandas; pero la verdad es que cada que pasa una edición aprendemos muchísimo y vamos poco a poco afinando todos esos detalles para hacer de esto cada vez más cercano a ese sueño que tenemos, y nos da mucho gusto ver más gente que se suma, más gente la que dice “¡ah ya entendí lo que es Nrmal!”, o que ya sabe que los artistas que van a ver en el line up no les van a sonar, pero se arriesgan y van a conocer bandas nuevas. Entonces es meramente esa satisfacción de hacer un proyecto que sea duradero, que sea nacido en México, que tenga un impacto internacional y que nos permita seguir creciendo, suena muy cursi pero de verdad todos los que estamos involucrados hacemos esto porque nos gusta, porque es algo que nos apasiona, porque somos amantes de la música, somos fans de hacer este tipo de cosas y cuando tienes el privilegio de dedicarte a algo así, qué mejor que echarle todas las ganas y hacerlo bien, porque empezar como un proyecto independient no está peleado con ser profesional, con hacer bien las cosas y, al mismo tiempo, la gente va confiando en lo que haces, teniendo así un impacto, una trascendencia en la cultura no solo de nuestro país sino también en aquellos otros rinconcitos a los que llegamos.

Si pudieras describir o darnos una referencia de los organizadores del festival con una caricatura, ¿cuál sería?

MS: ¡Qué difícil! Fíjate que casi nunca fui de caricaturas de chiquita, no sé, no es de caricatura pero la serie esta de “The office”, o sea ese ambiente súper random, de que son personalidades súper distintas y de repente son cosas muy chistosas, pero al final todo les sale chido. Estaría padre tener una referencia más real. Pero ya aprovechando que preguntaste eso, está muy padre que todos los que formamos parte sí tenemos personalidades bien distintas, pero a la vez tenemos un entendimiento bien claro de todos, o sea cada quien ya sabe qué es lo que le toca hacer, ya sabemos cuál es nuestro papel en el festival, y al mismo tiempo todos estamos involucrados en todo, entonces eso es lo que lo hace algo mucho más chido y un equipo de trabajo bien padre, porque todos estamos jalando hacia la misma meta, sí está bien padre que todos estemos muy entusiasmados con lo que estamos construyendo.

Así que no se pueden perder el Festival Nrmal que se llevara a cabo los días sábado 12 y domingo 13 de marzo en el Deportivo Lomas Altas en la Ciudad de México.

Les dejamos el lineup, que incluye excelentes y prometedoras propuestas:

NRMAL 12