Asumirnos tal como somos no es tarea sencilla, saber definir a ciencia exacta que es lo que nos influencia acorde a lo que observamos en el cine, la búsqueda de este propósito puede abordarse de las más diversas y alocadas maneras, pero siempre buscando aprender incluso de los errores cinematográficos, los guiones mal escritos, las escenas mal enfocadas, el mal encuadre o la pésima actuación, siempre nos llevara a buscar algo y a sentirnos identificados.

Cada uno de nosotros es una pequeña multitud de recuerdos ambulantes de escenas de películas las cuales alguna vez vimos. A través de nuestras vidas no hacemos sino desarrollar diferentes papeles en nuestro trato con el mundo, nuestro entorno donde parte y se comparte nuestro pequeño o gran universo. Si nuestro mundo fuera una película, que papel estarías dispuesto a adoptar? Seria autentico? Cuáles serían las consecuencias de no tener una personalidad propia, o peor aún, que tal si nace en nosotros el sentimiento de estar usurpando la personalidad de alguien más, que tal si le película fuera mala? Y si es buena?

Encontrar tu voz, tu misión o tu propósito, debe ser siempre tarea tuya, pero jamás nadie podrá negar que al ver una película siempre querremos pertenecer a ese momento, a ese universo y quizá hasta adoptar un papel dentro de la trama y cundo termina la película, jamás seremos los mismos, habremos pasado a formar parte del otro lado, sin de meritar que algún recuerdo permanecerá incrustado en nosotros.