Por días estuve buscando las palabras precisas para describir lo que siento este verano, leí muchas cosas esperando que alguna de ellas expresara tal y como lo estaba viviendo yo. Pero nada encajaba conmigo, no me identificaba del todo con las letras que leía. A veces surge la necesidad de encontrar algo que exprese nuestro sentir porque por más que lo intentamos nosotros mismos, no sale.

No recuerdo cómo fue exactamente, pero llegué a escuchar la canción de Natalia Lafourcade: “Eres mi lugar favorito en este mundo”, y por arte de magia, ahí estaba lo que estuve buscando, era como si la canción estuviera escrita basada en mi experiencia, como si estuviera dedicada a mí. Un suspiro en mi interior: por fin había encontrado mi canción.

Es curioso cómo en cierta manera nos apropiamos de canciones, y de letras porque comparten nuestros sentimientos, pedacitos de nuestra historia personal. Creo que es porque al final todos los seres humanos nos reducimos a lo mismo, qué triste y qué bonito a la vez; que al final todos tenemos un corazón que nos hace humanos, un lazo que nos une a pesar de que por fuera podamos ser tan diferentes.

Por ahora soy feliz, tengo esta canción, y sé que alguien allá fuera, siente igual que yo, me entiende completamente, no estoy tan sola en esto.

– Poly