Irónico que mis pulmones se llenen del humo de cigarro que fuman los de a lado cuando a mí no me gusta ni el olor.
¿Qué hago en este coche del año con amigos de mis amigos si mis amigos no están?
No sé, fue sencillo decir que sí. Por suerte voy en la ventana, la abro y el humo se escapa.
El copiloto toma el control del estéreo.
Una voz familiar suena en las bocinas, la conozco, pero no puedo recordar quién es.

     Una vez que voy bajando la velocidad siento que estoy dejándome de preocupar…

Más irónicamente escucho la letra y siento en el pecho como retumban los subwoofers.

    Fuma mi alma y respira mi energía te da…

Esa fue la frase que me atrapó y ya no me pude soltar, los beats me envolvieron y el trayecto al lugar de destino se hizo más ameno. Además, me hizo pensar que a veces me molesta mucho que fumen a mi alrededor, pero otras veces no tanto; entonces tal vez tengan razón, se fuma la energía de la gente que fuma (si es que eso tiene sentido).
De pronto recordé esa voz, era la voz de Elsa y Elmar, ella tiene ese efecto de envolverte con su melódica voz. La vi en vivo hace un año con Little Jesús en el Festival Marvin.

     Una vez que voy llegando al filo del umbral siento que estoy dejándome de preocupar…

¿Pero esa canción no la cantaba alguien más? Google me dice que si, Technicolor Fabrics y Siddhartha y para este sencillo hicieron muchas versiones con distintos artistas. Esta vez me quedo con el grrrl power.
Llego a mi casa, la busco, no está en ningún lado, abro mi last resource, Spotify. Ahí está, la escucho hasta quedarme dormida.

     Y si me ves desde arriba me guías y te vas. Fuma mi alma y respira…

– Nh