El sonido del aire acondicionado inunda el cuarto, Nick Hakim en mis audífonos. Son las 9:29am, Aarón dijo que iríamos a las 11:00am a la calle 23 a un Hotel que tiene WiFi, tiene que ver cómo transfiere dinero para pagar la quincena de su negocio en Culiacán. Es un desastre que aquí en Cuba su MasterCard no funcione, quizá hasta tenga que cambiar su vuelo de regreso por falta de dinero.

Tengo sed, tendré que salir a comprar una botellita de agua, 500ml por 1 cuc, lo que quiere decir medio litro de agua por 1 dólar. Bendito socialismo. Platicaba ayer con Michel, el dueño de esta casa y me dice que de los 25 cuc que pago por día, él le da 76% de impuestos al gobierno. WTF?

¿Y qué tiene que ver Nick Hakim con La Habana? -Te preguntarás.
En realidad nada, o quizá sí: yo. Soy el link entre dos mundos separados. Estuve escuchando Where Will We Go Pt. 1 y Pt. 2 mientras preparaba mis cosas para venir, claro que allá en México era una noche fresca, llovía y estaba en el comfort (para volar) de mi casa. En este momento ni es de noche, ni está fresco ni llueve. Pero en mi cabeza mezclo las sensaciones, y el resultado son mundos paralelos que chocan entre sí en busca de la unión perfecta, y te quiero decir que disfruto el proceso.

Iré a bañarme, veremos qué sucede el día de hoy.

– Deschannel

PS. Tardé 3 horas para conseguir una tarjeta para poder entrar internet 30 minutos, costo: 3 cuc.