Te prometi un bello cielo
Te prometí el mar
En el desierto.

-Hola nena, ¿quieres desayunar? Armé una sopita de fideo, quedó bien buena.
-Hola, sí está cool, me caería muy bien. -Me responde sonriendo, aún un poco somnolienta.
-¿Cómo estás?
-Bien, tengo sueño.

La mañana es fresca. Aunque dormí pocas horas me siento con energía y de buen humor. Me levanté un poco antes que ella, preparé una sopa caliente con las cosas que teníamos en el refri. Se durmió tarde así que la sopa le caerá muy cool.

-Oye, ¿cómo les fue en la entrevista con los dudes de Jardín? -Me pregunta curiosa, la sopa caliente la está despertando.
-Bien cool, llegó Anhna como 15 antes y también vino Braulio. -Le respondo.
-¿Y qué tal?
-Me gustó, aunque estaba lloviendo o algo y sólo llegaron 4 de los 6 que son: Dalia toca el piano, Charlie toca el bass, Alex hace coros y toca la guitarra y Gabriel toca la guitarra y canta. Faltó Bryan que toca la bataca y Marco con el sinte.
-Órale, sí son varios. ¿Y qué les contaron?
-Muchas cosas, es un secreto. -Respondo jugueteando- Vamos al mercado a comprar las cosas para la comida y te cuento.
-Va.

Mientras ella se cambia de ropa para salir, pongo los platos en el fregadero. Por alguna razón se nos ocurrió preparar un caldo de pollo para la comida, suena bien. Hacemos una pequeña lista para el mercado, creo que es la primera vez que haremos caldo de pollo en nuestra casita. Salimos.

-¿Y qué, cómo empezó la banda? -Me pregunta mientras caminamos.
-Ya te dije que es un secreto.
-Anda, ya me dime, y te doy un beso.
-Ok, ok. Todo sea por el bien de la humanidad. -Respondo convencido.
-Dime pues.
-Está bien, está bien. Los unió Dios para llevarnos de regreso al Jardín del Edén.
-Eres un tonto, ya dime.
-¿Qué tiene? Es cierto. -Respondo sonriendo- Además ni me has dado mi beso.
-Ven pues, trae para acá esos labios mentirosos. -Me da un pequeño beso rico y matutino.
-Pues, Charlie y Gabriel estudiaron música y tenían una banda, todos eran felices hasta que un día ya no lo fueron y se deshizo la banda. Luego ellos dos tocaron juntos durante dos años y un poco más. Hasta que el milagro de la creación los unió con los demás. También Dalia fue a la escuela de musiqué, ¿está cool, no?
-Sip.
-Mmm, hubiera estado cool ir a la escuela de música ¿no?, bueno no en Tijuana, aquí. -Me quedo pensativo- Aunque, si hubiera ido a la escuela de música en Tijuana no te habría conocido y seríamos infelices. Bueno -pausa teatral- tú más que yo, porque no me habrías conocido.
-Claro que no, tú serías el infeliz. -Responde con el ceño fruncido.

Llegamos a casa, lavamos trastes, acomodamos la cocina. Picamos las verduras, ponemos agua a hervir con el pollo y las especias indicadas, y yo preparo una salsa verde para acompañar la rica comida que tendremos. Sirvo un poco de cerveza en un par de vasos.

-Oye, ¿y les dijeron cuáles son sus influencias, cómo es que suenan así? -Me pregunta después del primer sorbo de Tecate roja.
-Hablaron de bandas como Air, Tame Impala y Rhye, a Gabriel le gusta cómo canta José José, y Charlie estaba diciendo que le gusta mucho el Jazz y la Salsa, también nos decían que generalmente las bases las arman Dalia y Gabriel y después ya en conjunto desarrollan las ideas.
-Oh, con razón, es una mezcla de mentes.
-Sí, de hecho es una onda de colaboración bien cool lo que ha formado a Jardín, ¿sí te dije que Alex el de la guitarra es diseñador gráfico?
-Sí, creo que sí, ¿o no? ya no recuerdo, jajaja. -Responde mientras trata de recordar.
-Bueno, pues ese dude arma todo el arte de la banda, posters, boletos, cover para sencillos y EP, ¿cómo ves?
-Está cool, la unión hace la fuerza.
-Jajaja, ¿qué onda con tu frase de sindicato? -Me gusta molestarla.
-¡Déjame en paz! La unión hace la fuerza, punto. -Finge cara de molestia.
-La lideresa sindical de morras locas del estado, lalalá.

Me alejo un poco de ella para esquivar el golpe que se avecinaba, le hago caras desde lejos mientras ella trata de intimidarme con amenazas. Miles, nuestro gato, nos observa con curiosidad jugar como niños de primaria.

-Muy chistoso, ¿no? ¿Y entonces? -Me dice ya que me dejo alcanzar.
-¿Entonces qué? Hablaba de la música de jardín, para días soleados y lluviosos.
-What?
-Jardín es música para días extremadamente soleados o extremadamente lluviosos.
-Mmm, ¿te lo acabas de inventar?
-Nou, les preguntamos, ¿cuál es la forma ideal de escuchar la música de Jardín? Y eso dijeron. ¿Cómo ves? Hoy está soleado, por eso hay que escuchar el EP.
-Qué conveniente.
-Yo no me lo inventé, así son las cosas en el Jardín del Edén. Mmm, algo más te iba a decir, ah sí, nos contaron que grabaron el EP en el estudio del bajista de Vaya Futuro, creo que muchas personas se han acercado a ellos para ayudar al proyecto, me gusta ese trip, es la única forma como todos nos podemos mover juntos hacia adelante.
-Ya vas a empezar.
-¿Qué?
-Ya vas a empezar con la filosofía, la cooperación entre hermanos y la legión de Jesucristo.
-La vengativa y sus compas, échale ganas al trabajo Nena, si tuvieras que vivir de esto te mueres de hambre.
-Muy chistosito, eh, muy chistosito. -De nuevo su cara de enojada.
-No es cierto, ¿quién la quiere? -Le doy un beso en la mejilla y voy a la cocina a ver si nuestra comida está lista.

La comida está casi lista, preparamos la mesa, los cubiertos, las servilletas y parto un par de limones. La mejor compañía del mundo, comida con sabor a hogar y Jardín en nuestras bocinas. 

– Deschannel