“Clapton is God” se leía en la pared de la estación del metro Islington, frase que posteriormente aparecería en varias paredes del Londres de la década de los sesenta. Eric Clapton, también conocido como el Mano Lenta, es uno de los músicos virtuosos más respetados e influyentes de todos los tiempos. De sangre inglesa y espíritu blues, Clapton es un músico que ha cautivado a millones de personas alrededor del mundo con su técnica impecable al tocar las seis cuerdas, erigiéndose así como un héroe de la guitarra.

Escuchar a Eric Clapton es dotar de placer a nuestros oídos y regalarles la maravillosa experiencia de escuchar una de las guitarras más bellas del mundo. En esta edición de Time Machine recordaremos esa maravillosa presentación Unplugged, que dio vida al álbum que lleva el mismo nombre.

Unplugged es el sexto disco en directo de Eric Clapton publicado por Reprise Records en agosto de 1992 y grabado para la serie de MTV Unplugged. Como ya muchos sabrán, el formato del Unplugged es tocar canciones en formato acústico, desenchufando así a los artistas y ubicándolos en un ambiente íntimo y personal.

Clapton había experimentado el más amargo de los sabores que un padre puede experimentar: sepultar a su hijo de 4 años de edad que murió al caer accidentalmente del piso 53 de un rascacielos en Manhattan. El dolor del músico inglés era tan fuerte que decidió plasmarlo en la balada Tears in Heaven; una preciosa canción en la que Clapton le pregunta al pequeño ConnorWould you know my name if I saw you in heaven?” De lagrimita, lo sé. La canción fue interpretada por Clapton y su equipo en la sesión acústica, ganándose los aplausos del público así como las lágrimas de los presentes.

Durante la sesión, Clapton deleitó a los presentes con 14 temas, de los cuales dos eran temas nuevos My Father´s Eyes y Circus Left Town. Durante la noche Clapton tocó varias guitarras y cabe mencionar que una de las que usó esa noche fue vendida en 791,500 dólares en una subasta benéfica en el año 2004. En Unplugged se aprecian diversos géneros musicales como el blues y rock clásico, pero lo que realmente cautiva es el sentimiento y la pasión con la que Clapton interpreta los temas.

La canción Layla no podía faltar, si no se saben el chisme sobre el origen de la canción, llegaron al lugar ideal. Layla fue un sencillo lanzado en el año 1970 y Clapton lo compuso nada más y nada menos que para Pattie Boyd, quien era la esposa de su amigazo <<suenan tambores>> ¡GEORGE HARRISON! Clapton la amaba en secreto, hasta que se animó y le dijo y así Pattie y él iniciaron una relación a escondidas del Beatle. El amor siguió creciendo y Clapton le enseñó la canción a Pattie, quien se terminó divorciando de Harrison para contraer nupcias con Eric. Como George Harrison siempre fue buena vibra, asistió a la boda de su amigo con su ex esposa libre de todo rencor. Aunque el amor no duró más de diez años y terminaron divorciándose.

San Francisco Bay Blues, Alberta, Old Love y más, son los temas que Clapton acompañado de Ray Cooper, Chuck Leavell y demás talentosos músicos, seleccionaron para regalarle una noche mágica a los asistentes que acudieron a los estudios Bray Film de Windsor, Inglaterra.

Probablemente ya se hayan topado más de alguna vez con un video de dicha presentación, pero si no es así, hagan click en la casilla de abajo y déjense seducir por el mano lenta de Inglaterra.

<iframewidth=”800″height=”390″src=”https://www.youtube.com/embed/JxPj3GAYYZ0″ frameborder=”0″ allowfullscreen></iframe>