Desde que nací hasta mis 17 viví en el mismo pueblo en Michoacán, un lugar alejado de las grandes ciudades donde la vida pasa lento, el cielo es azul y los alrededores se pintan de verde casi todo el año.

Como todo buen adolescente, durante secundaria y prepa evitaba lo más que podía a mis papás, por que no me entendían, por que me la pasaba peleando con ellos, se la pasaban castigándome, ya saben. Me subía a la azotea y me quedaba divagando toda la tarde, otras veces salía a caminar a ver qué me encontraba, cualquier cosa con tal de alejarme.

Cuando entré a Universidad todo cambió, de un día para otro estaba en una gran ciudad, viviendo sólo, lejos de mi familia, sin restricciones, era libre. Mentiría si dijera que inmediatamente extrañé casa y quería regresarme en el primer camión con destino a Michoacán, durante esos años regresaba a casa cada 3 meses y me la pasaba encerrado. ¿Por qué? La verdad no recuerdo, post adolescencia o algo por el estilo.

Salir de la universidad fue una extensión de la universidad, pero con dinero, gran detalle. Regresar a casa en auto propio y hacer lo que quería, porque ya estaba grande y tenía trabajo. Uno está morro y no sabe lo que hace, de verdad. A veces me preguntó qué pensaban mis papás de su hijo durante esa etapa, tiempo después me di cuenta que mi cabeza estaba atiborrada de remolinos en construcción y un día terminarían por derribarme.

La vida cambia, cruza en tu camino las lecciones que necesitas para crecer de verdad y apreciar lo que vale. El tiempo ha pasado y mis viajes a casa son completamente diferentes. Añoro el calor de hogar, la tranquilidad de mi pueblo, ver a mis papás, platicar con mis hermanas y de vez en cuando molestarlas como cuando éramos pequeños. Todo es diferente, o quizá soy yo quien ha cambiado.

Ahora cuando voy a casa, después de una buena comida de Mamá y filosofar un rato con Papá, me sigo escapando a la azotea de mi casa, pero ahora por pequeños lapsos y para apreciar todo lo bueno que me ha dado la vida. Me pongo los audífonos, le doy play a Kings of Leon y retrato a mi pueblo para que siempre esté cerca de mí.

– Deschannel