Los recuerdos musicales de mi infancia empezaron con un programa local de música de banda a través de una pequeña radio en la cocina. Después el tocadiscos de mis papás con música de los 80s, Ray Conniff, Perez Prado. Siempre en Domingo. Fiestas familiares.

Mas tarde gracias a un walkman que compré, los cassettes eran mi fuente de música, por primera vez sentía que yo elegía qué escuchar, era mi música (en realidad eran los cassettes de mi hermano), aún así yo elegía qué escuchar.

Con la llegada del internet a nuestra casa todo cambió: programas como Ares y Lime Wire eran fuentes “infinitas” de música, te aventurabas a esperar casi una hora para que al final la canción fuera solo un comercial o solo un fragmento y volver a intentar de nuevo, pero aún así feliz por que podías conseguir un poco de música.

Cuando entré a la Universidad mí guía comenzó con la biblioteca de iTunes que mi hermano me compartió, de ahí en adelante continué explorando en youtube, last.fm, y mi preferido: 8tracks. Me enamoré de 8tracks porque siento que puedo compartir mi estilo, mi inspiración y mi mood con el mundo, es personal.

Mañana es 14 de febrero, día del Amor y la Amistad. Les comparto mi interpretación con un mixtape especial, enjoy.

– Morada