22 de octubre.

Hoy es 22 de octubre son las ocho pm y anochece.

Los nervios y esa emoción se apoderan de mí otra vez.

La fila ya está esperando ansiosamente ingresar.

Llegamos, pero no traigo identificación, el de seguridad con porte de gorila no me permite el acceso, no soy la única, sigue sin permitirme el acceso, ya me desesperé, no me permitió el acceso.

Nos damos por vencidos y “How to run away”, caminamos y nuestro “amigo imaginario” seguro ya está tocando, no digo ni una sola palabra, seguimos caminando, un movimiento a la derecha, el show apenas va a comenzando.

Me preguntas si quiero ir a cenar, dices que podemos cenar tacos o tamales, un chocolate si así lo quiero o podemos ir al restaurante mas lujoso. En ese mismo instante “Slow Magic” comienza a tocar “Corvette Cassette”. Justo en ese momento en el mismo recinto un chico se arma de valor para entrelazar la mano de su acompañante (así es, la chica le gusta). La noche comienza a tornarse mágica.

Tambores y sintetizadores se adueñan de tierras mexicanas.

Hacia la izquierda, y ya estamos en Parque México; un movimiento a la derecha, tal vez dos y resuena “Girls”.

Detenimientos de zona suburbana; éter electrónico y variantes en los tracks.

Miramos,sentimos y suspiramos.

Miran, sienten, bailan y suspiran.

Después de todo sentimos una magia lenta.

Texto: Steph CB
Fotos: Juega con Ardillas, cortesía de Pórtico.