“Your heart is the size of a fist because you need it to fight. “
― Lora Mat

“No quiero que te vayas”; se lo dije con voz suavecita, con mi mano sosteniendo su rostro, esa noche no quería que se fuera. Cuando reciente me mudé, odiaba pasar las noches solita, siempre había compartido cuarto con my sista´, acostumbrada hablar con ella antes de dormir o reírnos de algo que habíamos encontrado en internet. Las noches sola, me marchitaba así que me ponía a ese Patrick Watson (la canción que me había pasado) y me cayó de golpe que tenía que empezar a construir algo en esta nueva etapa, salir de las cenizas, darle agua a mis plantitas, aprender a cocinar, levantarme tempranito para desayunar rico, llegar quitarme el bra y prepararme un café, invitar a mis amigos a tomarse un vinito, poner música y que se escuchara por toda la casa, estar en el jardín un rato (robándome el wifi del vecino), sin querer hice un hogar para mí, un lugar donde estar tranquila. Todas son experiencias nuevas y hay que aprender a disfrutarlas por completo. Esa noche él llegó y estoy segura que ya no se quería ir.

 

-Nude