Where is my mind.
Martes de lluvia. Camino por el mirador al que recurro cuando me desespero del mundo. Tuvimos que nacer en una generación que debe gritar más fuerte que la pasada. Camino y escucho, pienso que parece que no tenemos inspiraciones, ídolos de verdad como los que tenían nuestros padres, nuestros abuelos, que nos impulsen a encontrarnos a luchar.

Smells like teen spirit me inunda la cabeza y me hace pensar qué hacía Cobain el día en que compusieron esta canción. Afortunado él que tenía en quien inspirar sus letras, su música.

Pixies llenó a Nirvana de ganas de gritarle al mundo que no eran una banda cualquiera, serían quienes años después llenaban ese espacio que Black Francis, Kim Deal, David Lovering y Joey Santiago habían dejado.

“Estaba tratando de escribir la mejor canción de pop. Estuve básicamente intentando imitar a los Pixies. Tengo que admitirlo. Cuando escuché a Pixies por primera vez, me conecté tanto con esa banda que hasta pensé que debía estar en ella – o al menos en una banda de versiones de Pixies.”

Lo entendía, nosotros debemos encontrar eso, inspiraciones, no para imitarlas, aunque no tendría nada de malo, sino para seguir sus pasos, tener un ideal que de pronto te llevará a encontrar la propia esencia de lo que estarás haciendo.

Caminaba y pateaba más fuerte los charcos mientras de Nirvana me pasaba a los Pixies y de regreso, y encontraba similitudes y me gustaban cada vez más. Claro que debemos tener ejemplos a seguir para encontrar las ganas de luchar. Kurt quería que su banda sonara como Pixies y logró armar su propio sonido. Kurt sonreía escuchando a Pixies y yo sonrío escuchando a Nirvana. Y así generamos una cadena de nada más que música deliciosa para el camino.

Llegué a casa feliz de la vida, con ganas de buscar y entonces encontrarme en el transcurso, así es como me pongo a escribir esta sección que más allá de poder ayudarme a encontrar a los ídolos de mis ídolos me enseña que la búsqueda de la identidad nunca termina, que muchas veces para poder gritar y pelear contra el mundo debemos tener un ejemplo a seguir, un alguien que nos inspire a ser nosotros mismos, y entonces, como generación, poder hacer y dejar huella.

Les dejo lo que hoy, entre charcos, atardeceres y ruidito punk-rock me inspiró a dar el primer paso, buscar mi propio ejemplo a seguir.

– Aimée