– Nena, la siguiente vez que haya una boda te voy a obligar a que un mes antes sepas qué vestido usarás.
– Ay, quiéreme como soy.

Me río de tu respuesta. Quizá lo hagas, quizá no. Al final es irrelevante, porque te seguiré esperando con paciencia si no lo haces, y estaría cool si lo hicieras. Either way, I love you. Por un momento olvido el calor sabatino de Guadalajara, del sueño que tengo y de las pocas ganas que tengo de ir a misa. Te doy un beso en la mejilla que te hace sonreír.

Morena de grandes ojos,
Que lindo brillo tienen tus hombros,
Quisiera llevarte al mar,
Y nunca regresar a la ciudad

Domingo familiar vagando por Zapopan, mi chica y mis sistas. Mucha comida combinada con historias de la niñez y teorías sobre la vida de los gatos. Mostrarme lo mucho que ha cambiado la ciudad desde que ya no vivo ahí. Convencerme que el Trompo Mágico es un parque de diversiones y no un puesto de tacos. Nieve de garrafa bajo los árboles del parque, encontrar una pelota olvidada e inventar algún juego con reglas raras. Reír, mucho.

Y vuela los cielos
Y nada los mares.
Conoce a Bob Marley
Disfruta el instante

Había escuchado hablar de Caloncho, vi el video de su colaboración con Siddhartha y me hice fan. Y de repente su álbum Fruta es el soundtrack de mi fin de semana, de horas en autopista, de perdernos en la ciudad, de picnic en el parque. No acostumbro escuchar música feliz, pero algo dentro de mí hizo clic con Caloncho y su vibra cool. Se siente bien por dentro, como estar en casa. Sabe a comida calientita de mi Má.

– Deschannel