“No basta con ser joven. Es preciso estar borracho de juventud. Con todas sus consecuencias”
-Alejandro Casona

Aquí estamos, en el punto más alto de la montaña, con un mundo entero justo frente a nosotros. A la mitad del camino hemos llegado, sin usar ningún mapa, echando todo a la suerte o al tanteo.

Hemos llegado al vértice del abismo, yacemos contemplado las constelaciones que nos ofrece la noche.

Todo resulta un misterio, un verdadero enredijo, pero no hay parte más interesante que eso. Contamos con miles de preguntas sobre la vida, pero tenemos confianza de que las respuestas ya se divisan en un futuro cercano.

Podemos escuchar nuestras canciones favoritas sonando para nosotros, se convierten de pronto en nuestros himnos.
No buscamos más que vida, experiencia, encontrarnos a nosotros mismos haciendo lo que amamos.

Qué majestuoso es el paraíso donde habita la juventud, aún entre cerveza, olor a cigarro y música a todo volumen. Qué glorioso puede resultar tan poco. Solo se es así de joven una vez, más vale haberlo disfrutado.

El tiempo no regresa, ni tampoco los veintes.

– Poly