Ya no habrá más de aquellos melancólicos sueños de carretera al anochecer, aquellos que hablan de hundirse en las entrañas del laberinto de los sueños. Porque ahora podrás salir de este nebuloso crucero  y contemplar el amanecer, presenciar las secretas formas que rodean el auto en movimiento, al fin te darás cuenta, que los ecos de las llantas sobre la autopista, regresan después de haber chocado con el horizonte.

Creando tibias ondas, inundan tus oídos, HOME – Resonance, dice el reproductor de música, no cierres tus ojos, por fin has despertado.

Resonancias que describen todo este tiempo a la deriva, no, no ha sido un desperdicio, porque al fin, has llegado a este lugar. Siempre estuvo esperándote, no sabías cuándo o cómo, pero el hecho era que tu presencia, era algo cuya certeza, iba más allá de un designio guiado por la casualidad.

El camino, coronado por los arbustos y la vegetación del árido paisaje, ahora parece un telón, que lentamente guía la dirección de tu vista, mientras se va abriendo la vegetal cortina, la carretera suavemente, desliza el carro sobre sus curvas. Ahora la montaña puede verte, te reconoce, es como si cada una de las marcas de sus laderas, supiera quién eres, sabían que vendrías.

No sabes de donde viene, pero hay algo en el aire que te hace saber que al fin, has llegado, a casa.

-Mostrencat