Alinearse a las normas sociales es lo esperado de todos nosotros, ser honesto es parte de esas normas sociales. La vida me ha enseñado que la honestidad es un concepto muy subjetivo, la verdad se ajusta según nuestras conveniencias, cambia dependiendo de nuestro público, depende de la realidad política y social de nuestro microcosmos. Lo que se espera de la honestidad del individuo que vive en sociedad es que sea políticamente correcta, siempre debemos de tener en cuenta las sensibilidades y traumas de nuestros semejantes cuando nos dirigimos a ellos.

Ahora imaginemos un mundo paralelo donde pudiéramos decir lo que pensamos sin filtro alguno: No quiero acostarme contigo, eres repugnante, ni siquiera borracho lo haría. Sí, me fastidias la existencia y francamente la vida de todos sería mejor si dejaras de existir. Me sorprende sobremanera el que hayas sobrevivido todo este tiempo sabiendo que tienes mierda en lugar de cerebro. Cagadero.

Escuchar a Drenge es tener una conversación entre amigos, los filtros no existen, dices lo que piensas, nadie te juzga, expulsas la verborrea.

Sales a correr por colinas boscosas con niebla por delante, evitando árboles conforme avanzas a través del bosque. Al llegar al puente de Let’s Pretend tu velocidad se incrementa, tu mente queda en blanco y sólo existe tu cuerpo derrochando energía en medio de la nada.
Te purificas.
Te confiesas.
Estás listo para volver a vivir en sociedad.

– Deschannel

drenge_album