¿Qué escribiría si me dejara llevar?

Escribiría sobre las nubes y cómo me gusta verlas desde arriba como si estuviera en el Olimpo. Quizá te diría que uso mis audífonos para escuchar música a todo volumen hasta que la esfera de luz en mi pecho implosiona en colores psicodélicos.

Aparecería corriendo en algún valle cerca de montañas de Escocia y seguiría corriendo hasta que el dolor en mis piernas fuera insoportable, como Durden cuando sabe que es Norton y Pitt, correría tanto que al tropezar ya sería de noche y yo felino como pantera.

Dirías que quieres pasar la noche en una azotea, pero yo ya estaría ahí, como ese dude de Lacoste, a segundos de brincar al vacío, a segundos de flotar sobre la noche neon city baby.

¿Y si mejor me convierto en agua? Podría viajar a través de los ríos y llegar al océano, flotar hacia el cielo cuando todo esté caliente, formar nubes debajo del Olimpo y regresar al mundo sin paracaídas. Sí, quizá lo mejor sería ser agua y dejarme llevar hasta que después de muchas vidas regrese a tu boca.

– Deschannel