Tercer día en Cuba, 9am, estoy en medio del desayuno que me ha preparado Michel. Aaron sale de su habitación buscando a Sunamy, esposa de Michel, para pedirle que lo acompañe al Western Union, de Estados Unidos le han transferido dinero a nombre de ella para que Aaron pueda tener un poco de efectivo ya que ninguna de sus tarjetas de débito gringas funciona en Cuba. Michel se acerca a la mesa y me dice en voz baja: “ahora que se vayan, te voy a mostrar algo”.

Termino de desayunar con tranquilidad, Michel regrese de alguna de sus tareas matutinas, entramos a uno de los cuartos, me pasa una silla para que me siente frente a la PC, acomoda un ventilador de piso para que estemos cómodos, el calor se empieza a sentir. Primero tiene que revisar el correo, desconecta el teléfono y conecta el cable al módem de la PC. Sólo tiene servicio de correo, ya que para él es imposible tener internet, revisa las reservaciones para los siguientes días, contesta un par de correos y se desconecta.

De una caja de cartón saca un disco duro externo con “el paquete semanal”. Cada semana, un dude pasa a dejarle el disco duro con series, películas, videos, canciones y todo lo que está de moda en el resto de latinoamérica y las distribuye de casa en casa por 1 dólar, buen negocio. Conecta el disco duro, entra a la carpeta de música, tiene videos de todo lo que puedes ver hoy en MTV, un poco de pop mexicano, salsa y mucho reggaeton. Me muestra varios videos de inicio a final, me explica quiénes son todos los que salen en los videos, los personajes de Cuba, los lugares, cómo funcionan las discoteques y demás.

De repente, me pregunta si de casualidad llevé algo de Linkin Park, es su banda favorita de rock pero sólo tiene un video de ellos con Steve Aoki, vemos el video de una gira de Japón. Seguimos explorando su contenido musical, me dice que es el fan número 1 de Vicente Fernández y me muestra toda su discografía, junto con la de José Alfredo Jiménez, Joan Sebastián y José José.

Por alguna razón le pregunto si le gusta Orishas, me dice que para él es lo mejor de todo Cuba. Pero que todos viven en otros países y ahora no están tan activos. Hay otra banda que le gusta, se llaman: Aldeanos y cantan en contra de la Revolución (eso en Cuba es algo muy rudo). Michel me cuenta que hace un par de años hubo un festival de varios artistas latinoamericanos entre ellos Juanes, quien en medio de su presentación preguntó que dónde estaban los Aldeanos, no me dio detalles pero resulta que la policía de Cuba le dijo algo así como: “Morro, tú limítate a cantar y deja de hablar de esas cosas si es que quieres regresar a Cuba”. Weird stuff.

So, para mí Cuba fue reggaeton y un poco de salsa, nada de esas cosas fancies de Buena Vista Social Club para turistas que pueden pagar $80 dólares por persona, lo que equivale a 5 o 6 meses de sueldo para un cubano, por eso hay quienes quizá nacen, crecen, se reproducen y demás sin haber visto uno de los shows más “cubanos” que existen.

– Deschannel