Ciudad Juárez y El Paso, Texas se encuentra entre un mar de silencio debido a la situación social en la que se vive, no suele escucharse de su cultura pero esto no significa que no haya, mejor dicho no hemos sabido buscar.

No es una tarea sencilla desarrollarse como músico si no hay espacios para crear y exponer música, por eso nos llena de felicidad saber que hay escena, que hay cultura, que hay grandes proyectos que buscan mantener nuestras raíces presentes, un gran ejemplo de ello es The Chamanas, banda conformada por Amalia Mondragón, Manuel Calderón, Héctor Carreón, Fernando Fonseca y Alejandro Bustillo.

The Chamanas es un proyecto emergente con una percepción colectiva, mezcla de influencias mexicanas y estadounidenses, que hacen despertar todos nuestros sentidos y transmitir esa magia de la espiritualidad al mundo físico al momento de escucharlos.

Durante su visita en la Ciudad de México, con un show acústico en el MUAC y un día previo a su presentación en el Pasagüero tuvimos la oportunidad de conocerlos y saber más sobre ellos, esto fue lo que nos dijeron:

¿De qué color es la música de The Chamanas?
AM: Es multicolor, colores pasteles.
MC: Yo creo que es purple, yellow, red, and blue (risas).

Para ustedes cuál sería la forma perfecta para escuchar su música?
AM: En lo personal yo corro en el paso, tenemos unas montañas y desierto, me gusta correr en el monte. Una vez se me ocurrió poner el disco y neta me sentí libre, dije ¡NO MANCHES! ¿neta esto es lo que provoca la música que estoy haciendo? Me sentí como bien chida; me imaginaba que era una indígena tarahumara y tenia todo el poder del mundo en mis piernas.
MC: Es música pa’ todo momento la verdad, hay rolas diferentes unas tristes otras alegres y esta diseñado para escucharse entero, hoy en día la gente no escucha los discos completos; entonces es para estar manejando, trabajando, escribiendo, lavando trastes, lo que sea.

Hay una nostalgia palpable en su música, ¿cómo influye la energía de la frontera y toda su historia en la música que crean?
FF: Yo creo que es una remembranza de nuestros orígenes, de nuestras raíces realmente mexicanas y siento que ahí esta esa nostalgia en querer recuperar algo de nuestro pasado.
HC: Evidentemente es lo que nos caracteriza que somos música fronteriza, somos los diferentes elementos del lado americano y mexicano que se mezclan para crear este genero la nostalgia y los mensajes es parte de un reflejo de lo que sucede en la frontera.

The Chamanas es una banda relativamente emergente, pero individualmente ya llevan un tiempo en la escena musical, ¿qué consejos les darían a quienes que van iniciando?
MC: Sobre todo disfrutar, disfrutar la música, no hacerlo si no lo amas y pues juntarte no solo con una buena banda, si no con un buen equipo que te apoye.
AB: No sentirte presionado para hacer las cosas, si te presionas después llegas a la frustración, tratas de balancear todo y disfrutar conforme vas aprendiendo.
HC: El tip es tomarlo en serio, el comprometerte con tu proyecto y con la gente porque en un punto se convierte en tu familia. También debes que tener una buena conexión y química con la gente que estas rodeado y disfrutar la música que estas haciendo.

Si el día de mañana, por alguna razón bizarra ya no pudieran ser músicos, ¿qué les gustaría hacer en la vida?
MC: Vaquero de rodeo.
FF: Yo sería pintor.
AM: Yo creo que sería agrícola.
HC: Astronauta, no sé, yo dejaría que la sincronía decida.
ABTrabajaría de lo que estudié, de ingeniero.

¿Qué canción o álbum les inspiró a convertirse en músicos?
FF: Cuando me decidí totalmente encaminarme para ser músico profesional; fue en mi adolescencia con una pieza de Antonio Vivaldi, un concierto para mandolina en Do mayor y desde ahí decidí ser músico.
MC: Cuando comencé a tocar guitarra los discos que más me movieron para ser músico fueron de Metallica: … And Justice for All y el Black Álbum.
AM: Tenía doce años y me peleé con mi papá porque no quería que tocara el clarinete, ya después me lo compró y le dije: te juro que esto lo haré por el resto de mi vida.
HC: Yo desde los 5 años tocaba la viola en la escuela, pero lo que realmente me cambió la vida fue el unplugged de Soda Stereo cuando lo escuché y vi a Cerati, dije: yo quiero ser así – y eso me llevó a ser lo que soy hoy.
AB: Recuerdo que era chiquito, tenia el cassette de Maná, Sueños Líquidos. Lo escuchaba cuando pasaba por El Paso porque era el único que tenía y ya después después empecé a buscar más música.

¿Algo más que les gustaría agregar?
Busquen nuestro disco Once Once lo pueden encontrar en Spotify, Rdio, iTunes, Apple Music, Deezer.

Facebook | Twitter | Instagram | Sitio Web

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Texto: Steph CB
Fotos: Óscar Iván Mosco