Estas últimas semanas me han sucedido cosas desagradables, mi carro se descompuso, no he tenido internet por más de una semana, el dinero no llega a tiempo, viejas discusiones con mi novio, mi proyecto de negocio va lento, por mencionar un par de cosas.

Me he dado cuenta que la mayoría de estos últimos días he estado casi todo el tiempo molesta, triste o estresada, odio este tipo de “temporadas” en que las cosas no van bien y vienen en fila para poner a prueba mi templanza, inteligencia y sobre todo mi paciencia.

Aún así creo que estos eventos son parte de la vida y que aprenderé algo valioso, pero eso no evita que me moleste en el momento que suceden y que además alguien te diga “¿Para qué te molestas? No vas a arreglar nada con eso”. ¡Ya lo se! Pero déjame estar molesta en paz.

Llevo un “grinch” interno, lo sé.

Lo único que sé por ahora es que debo hacer una pausa, tranquilizarme, analizar-aprender y seguir.

Sobre todo necesito relajarme.

– Morada