Depeche Mode ha sido una de mis bandas favoritas desde hace ya varios años, el gusto se lo debo a mi hermana, ella fue quien me inculco el gusto y devoción por la banda. Si hay alguien locamente enamorada de estos chicos ingleses, es ella y nuestro querido amigo Allan.

Aprovechando el tan esperado regreso de Depeche Mode a México y para alborotar un poco más la larguísima espera, he decidido escribirles sobre un disco al cual amo mucho y que me ha acompañado en los mejores momentos: Black Celebration,  un álbum enriquecido por tracks de diversos géneros que van desde música industrial, pasando por baladas, rock y una rola para bailar.

El álbum Black Celebration fue editado en el año de 1986 y fue producido por el inglés Daniel Miller, afamado productor musical de la época; el álbum fue escrito en su totalidad por el líder de la banda, Mr. Martin L. Gore, uno de mis más grandes ídolos de la escena musical. Fue hace un par de años cuando adquirí esta joya musical en formato físico, bueno, en realidad fue un obsequio de cumpleaños que le hice a mi hermana, el cual no iba solo, estaba acompañado de otros discos más, todos de Depeche Mode, por supuesto.

Desde que escuché la primera canción, que da título al disco, quedé hechizada por el sonido tubular y completamente distinto de los discos anteriores de la banda; Depeche seguía evolucionando en su sonido y a la vez que se oscurecía, como lo hicieron con la canción Dressed in Black Again dedicada a una persona muerta, también pasaban por la sensualidad con letras explícitas como Stripped, una rola cargada de sexualidad y uno de los mejores temas del disco, y me atrevo a decir que de toda su carrera. La alegría y actitud positiva también tienen lugar en el álbum con mi tema favorito de la banda, el track But Not Tonight, esa rola que tiene el superpoder de hacerme sentir la persona más feliz del mundo durante sus más de tres minutos de duración. A pesar de que la banda sentía que el tema But Not Tonight era algo flojo y carente de fuerza, fue bien recibido por los fans y por el público norteamericano. La crítica social y la frivolidad de los medios de comunicación se hace presente en el tema New Dress; mientras en el mundo noticias escalofriantes sucedían y eran publicadas en las primeras planas de los periódicos, el nuevo vestido de la princesa de Gales, Lady D compartía el protagonismo con dichas notas, dándole incluso más relevancia a la moda de la realeza británica.

Black Celebration es un disco cargado de emociones, multigéneros musicales, nostalgia y sonidos que revolucionaron la música de los años ochentas. Un álbum digno de estar en la colección de todo buen music junkie, pero, sobre todo, un álbum que debe ser reproducido y pasado de generación en generación. Depeche Mode al fin regresará a México después de nueve años de espera ¿ustedes van a ir? Si la respuesta es sí, preparen sus playeras negras para vivir la Black Celebration todos juntos.