Todos cometemos errores, nadie está exento de ellos. Es algo humano. Supongo, seguramente vamos a cometer muchas equivocaciones en nuestra vida, yo tengo hojas de mi libreta repletas dedicadas a las malas decisiones que he hecho, cosas de las cuales no me arrepiento pero sí no me siento del todo orgullosa.

Algunas nos pesan más que otras, algunas ya las olvidamos, otras nos pusieron de cabeza toda creencia que teníamos, nos hicieron cuestionarnos quiénes éramos, algunas decisiones no salen como lo planeado pero a cambio nos ayudan a aprender algo.

Hace unos días me atormentaba una decisión que tomé, que hizo que la perspectiva que algunas personas muy cercanas a mí cambiara para siempre, me sentía triste, me desconocía en ese estado; estaba buscando música que me reconfortara, y entre mis playlist , sonó “My Way” de Frank Sinatra.

Y ahí estaba yo, sola manejando camino a casa, con esa canción de fondo y todo un mundo de sentimientos dentro de mí.  Escuché la letra, la viví, la entendí. Dentro de mí algo hizo click y lo supe: lo hecho, hecho está, no podemos cambiar comó hemos actuado, ni las elecciones que hemos hecho para bien o para mal, ya está, ya fue. A resumidas cuentas Sinatra nos dice que lo hicimos a nuestro modo, es nuestra vida, todo lo que hagamos, la suma de nuestras buenas y malas decisiones serán las historias que contaremos algún día, qué mejor que seamos nosotros quienes las elijamos.

-poly